lunes, 7 de diciembre de 2015

Diario del Coach - PODER LINGÜÍSTICO

 
Nombra a un solo líder de la historia que no haya sabido comunicarse de forma totalmente seductora. No existe. ¡Cuidado!: no hablo de personas que hayan gobernado por la fuerza, sino de quienes han sido encumbrados por la multitud gracias a un talento reconocido universalmente. El líder no se impone, tiene fans: le siguen porque aprecian en sus palabras una forma de ser irresistible. Usan lo que en coaching denominamos “lenguaje empoderado”, y sus claves se pueden detectar… y entrenar.

1. Jamás hablan en segunda persona. Hacerlo es una costumbre que se ha ido extendiendo sin que nos demos cuenta: oímos a alguien que nos dice “entonces llegas al trabajo y te encuentras con que tu jefe te dice que”… ¡y la persona está hablando de sí misma! Esto tiene un efecto positivo: quien habla se distancia de la situación y la observa “desde fuera”. Pero resta poder, porque inconscientemente sitúa la responsabilidad de lo que le pasa lejos de sí.
2. Verbalizan desde sí mismos. Por ejemplo, rara vez dirán “tú me haces feliz” sino “me siento feliz de estar a tu lado”. Al usar este lenguaje con frases construidas desde “yo”, “mí”, “me” ponen el foco en sus pensamientos, sus necesidades, sus peticiones y sus ofrecimientos abriendo la puerta a una comunicación asertiva.
3. Conectan con los valores y las necesidades de sus interlocutores. Esto requiere una enorme dosis de empatía por parte del líder porque desde ahí podrá alinear sus objetivos al del otro a fin de trabajar juntos en pos del éxito común. Es una de las formas de aplicar la filosofía ganar-ganar.
En estos días de campaña te invito a que analices estos puntos cuando escuches algún discurso electoral, a ver qué deduces.

Diario del Coach - ESTRATEGIA



¿Sabías que la palabra estrategia tiene un origen griego y significa “el arte de organizar y dirigir al ejército”? Todos diseñamos y utilizamos estrategias porque son lo que nos permite planificar la acción para alcanzar nuestro objetivo en el tiempo más corto posible empleando el menor número de recursos. Para definir una estrategia con garantías de éxito es preciso tener en cuenta diversos aspectos que paso a compendiar para ti:

1. ¿Qué es lo que deseas conseguir? El objetivo ha de ser concreto, estar formulado en positivo y tener una fecha límite en el tiempo. De no ser así, corres el riego de que el proyecto se convierta en una fuente de frustración, o que, sencillamente, sea inalcanzable.

2. ¿Cómo es tu estado presente con respecto a esa meta? Esto te proporcionará una perspectiva de tu percepción de la dificultad que tiene la tarea, porque el problema será mayor cuanto mayor sea la distancia entre donde estás ahora y donde deseas estar en el plazo que te has propuesto.
3. ¿Qué acciones específicas vas a poner en práctica para pasar de tu estado presente a tu estado deseado? Es aquí donde se ponen a prueba tus capacidades de planificación. Los pasos, además, han de estar convenientemente ordenados.
4. ¿Cada cuánto vas a medir los progresos y cómo vas a hacerlo? Este paso es imprescindible para saber si las acciones están acercándote o alejándote del objetivo. En caso de que detectes que te alejan, tendrás que incorporar acciones que corrijan el rumbo.
Quedémonos con la inspiración del escritor colombiano Jorge González Moore cuando afirmó que la estrategia es la herramienta que permite intervenir en el futuro para amoldarlo a nuestras necesidades y aspiraciones.

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Entrevista con Andrés Brito en la RTVC sobre el Congreso de Madurez Activa


Diario del Coach - DAESH


¿Estados Islámico? ¿ISIS? ¿Daesh ¿Cómo hemos de llamar a estos malnacidos? Recuerda que el lenguaje no es inocente y que la forma de denominarlos tiene un efecto contundente según el nombre que se escoja. El propio Gobierno español ha optado por cambiar la nomenclatura a la hora de referirse a los terroristas. ¿Por qué?

No parece adecuado utilizar el nombre Estado Islámico porque sería legitimar la existencia de un país que no existe, o considerar que todos los musulmanes son terroristas. ISIS es el acrónimo en inglés de Islamic State of Irak and Syria, o sea, Estado Islámico de Irak y Siria, con lo que tampoco es apropiado, dado que es una variante del caso anterior.

Sin embargo, tal y como explica el experto en terrorismo internacional Evan Kohlmann, llamarlos Dáesh, el acrónimo árabe de al-Dawala al-Islamiyha al-Iraq al-Sham, a pesar de que también significa Estado Islámico, tiene una connotación profundamente peyorativa para ellos, dado que la palabra suena igual al término que usan para expresar “algo para aplastar o pisotear” (por ejemplo, un insecto repugnante) o también “intolerante”, “el que siembra la discordia”, lo mismo que etimológicamente significa para nosotros la palabra diablo. Cuentan que la repulsión que los terroristas experimentan ante la palabra Dáesh es tal que en los territorios bajo su hegemonía han cortado la lengua, o directamente asesinado, a quienes lo han utilizado.

Si La Marsellesa se ha convertido (otra vez) en el escudo musical de resistencia, utilizar Dáesh parece la mejor opción a la hora de referirse a estos seres (¿humanos?) capaces de inmolarse a sí mismos con tal de llevarse por delante a cuantas más personas puedan.

martes, 10 de noviembre de 2015


Comprender la diferencia entre decir que Juan mide 1.80 y decir que Juan es alto es esencial en coaching porque supone saber distinguir entre un hecho y una opinión. Para tener la certeza de lo que mide Juan basta con utilizar un metro que arroje una medida objetiva. Que Juan sea alto dependerá de con quién se le compare, pues acaso resulte hasta bajito si lo ponemos junto a un jugador de la NBA. Las discusiones comienzan cuando manifestamos opiniones como si fueran hechos. Y prepárate, porque en las próximas semanas veremos esto una y otra vez durante la campaña política.

¿España va bien o va mal? Formula esta pregunta y tus interlocutores se lanzarán a sentar cátedra dado que “bien” o “mal” son cuantificadores tan subjetivos como complejos de definir. En Programación Neurolingüística utilizamos una herramienta denominada “Metaprograma de Comparación” que nos ayuda a hacernos una idea más clara a la hora de posicionarnos. Consiste, como su nombre indica, en comparar datos: si vemos, por ejemplo, que baja el paro entre dos fechas de referencia podemos afirmar, a lo sumo, que el empleo ha mejorado.

Pero cuidado con las estadísticas, porque a veces a un mismo dato se le puede dar a la vez un significado y otro completamente opuesto según quien lo interprete. Por ejemplo: el que hayan descendido las denuncias por delincuencia (el hecho) puede significar que hay más seguridad o que las víctimas están tan decepcionadas por la actuación de la justicia que ya ni siquiera se molestan en acudir a la comisaría cuando sufren un delito.

Truco: cuando alguien aporte un dato que sospeches que es una opinión pregúntale “¿cómo lo sabes?” y guarda silencio esperando la respuesta.

viernes, 6 de noviembre de 2015

Diario del Coach - NO PUEDO


Cuando dices “no puedo”, ¿no estarás queriendo decir “no sé cómo hacerlo”? Formular la pregunta adecuada es básico en un proceso de coaching para desbloquear ciertas situaciones en las que una persona se enroca sin muchas veces ser consciente de su parálisis. Este es un buen ejemplo. De igual forma, te invito a que te plantees cuántas veces pones la excusa del “no puedo” cuando, en el fondo, lo que sucede es que no quieres. A fuerza de repetir “no puedo” corres el riesgo de vaciar de contenido la expresión y de utilizarla como un comodín en situaciones en las que realmente sí que puedes, pero no sabes cómo hacerlo o no te apetece.

Lo curioso es que para estos tres supuestos hay solución: si una persona no sabe siempre puede aprender o preguntar al que sabe más; si no quiere, exploramos en el proceso de coaching cuáles pueden ser las razones que le motiven a actuar; finalmente, para quien no puede siempre es posible explorar si existe alguna herramienta que le ayude a conseguirlo.

Resumo: aprendiendo sabemos, motivándonos queremos y actuando con los recursos adecuados terminamos pudiendo.

Preguntas que puedes formular a alguien que te dice sistemáticamente que no puede, o para que te replantees alguna situación propia: ¿qué te lo impide específicamente? ¿Qué necesitas para poder? ¿Cuándo o dónde no puedes? ¿Qué sí puedes hacer? ¿Qué pasaría si pudieras? ¿Cómo influye en tu vida que ahora mismo no puedas?
Un dato curioso: el verbo poder proviene de la raíz indoeuropea potis, que significa amo o dueño. Es interesante este matiz porque quiere decir que cuanto más podemos, más “nos adueñamos” de la situación, más “soñaremos” sobre nuestras capacidades.

ÉXITO ROTUNDO DEL TALLER DE INTELIGENCIA FINANCIERA


Las evaluaciones personales y anónimas cumplimentadas por los participantes una vez finalizado el evento no dejan lugar a dudas sobre su éxito dado que alcanzan una media de SOBRESALIENTE (9’6 sobre 10).

De viva voz, nos verbalizaron su profundo agradecimiento por haber puesto en marcha este Taller y nos manifestaron su enorme entusiasmo ante la perspectiva de una sustancial mejora económica que se abre tanto para sus organizaciones como para ellos personalmente una vez que comiencen a poner en práctica las estrategias aprendidas. Ello nos congratula puesto que demuestra que, una vez más, nuestra Obra Social ha sabido responder a las necesidades manifestadas por las entidades de voluntariado a las que servimos.

 Por último, nuestra Obra Social no puede dejar de agradecer efusivamente al ponente, Andrés López, su total disponibilidad y extraordinaria amabilidad que favoreció el clima de colaboración mutua  que impregnó su presencia entre nosotros.

lunes, 26 de octubre de 2015

Diario del Coach - AHORRO




Aún estás a tiempo de matricularte en el magnífico evento que te anunciábamos hace unos días: la presencia en Tenerife de mi tocayo, Andrés López, uno de los más importantes expertos en inteligencia financiera de nuestro país, que nos revelará los trucos no sólo para gestionar mejor nuestros ingresos, sino para aumentarlos. Este taller formativo intensivo tendrá lugar el 31 de octubre, de diez de la mañana a ocho de la noche, en el Casino de La Laguna, y puedes matricularte online a través de este link.

López nos ayudará a comprender, por ejemplo qué es el ahorro y qué función tiene en nuestra economía. Tengo una idea sobre esto: el ahorro es un sacrificio, pero esta palabra no tiene para mí una connotación negativa, sino todo lo contrario. Entiendo el sacrifico como la renuncia a algo que es en sí bueno en pos de algo mucho mejor. Me explico: que una mujer duerma es bueno, pero si esa mujer es madre y tiene a su hijito enfermo, renuncia a dormir para cuidar al niño, lo que para ella es mejor. Es una cuestión de escala de valores: comprarme el suéter que tanto me gusta es bueno, pero sacrificarlo en pos de comprarme la moto es mucho mejor. El ahorro, pues, se hace más fácil de entender si ponemos nuestro foco en aquello que deseamos obtener y no en aquello a lo que renunciamos.

Esta estrategia también es aplicable a otros recursos escasos, como puede ser el tiempo: cuando dices que las 24 horas del día no te cunden, ¿a qué te refieres específicamente? ¿En qué inviertes el tiempo? ¿En qué lo pierdes? ¿Qué actividad puedes sacrificar (en el sentido que te acabo de explicar) en pos de eso que deseas hacer y no puedes?

lunes, 19 de octubre de 2015

Diario del Coach - CÁNCER

 
Mi columna de hoy tiene una destinataria concreta: tú, mujer, especialmente si estás luchando contra el cáncer de mama. Cada 19 de octubre, la sociedad hace un esfuerzo para recordar un dato esperanzador: el 80% de este tipo de cánceres remite con tratamientos prequirúrgicos. Además, un proceso de coaching puede ayudarte a integrar como un valioso aprendizaje esta circunstancia.

Te invito a que observes la enfermedad como una oportunidad de sanar la totalidad tu vida. He observado en las afectadas a las que he acompañado desde el coaching que un efecto tras el diagnóstico es la reestructuración de su escala de valores: comienzan a dar importancia a aspectos de la vida que acaso estaban descuidando, como por ejemplo las relaciones afectivas, frente a otros que pasan a un segundo plano, como puede ser el éxito profesional. Nadie se ha quejado nunca en su lecho de dolor de no haber pasado más tiempo en la oficina.

Cuando no hacemos caso a las señales que el cuerpo nos manda, éste termina gritándonos para llamar nuestra atención. Piensa que el cáncer es ese grito que te invita a revisar en profundidad no sólo cuáles son tus hábitos de alimentación, de ejercicio o de gestión del estrés o de las emociones, sino también a qué estás dedicando tu tiempo o tus esfuerzos más ímprobos.

Decía Sócrates que si alguien busca la salud, hay primero que preguntarle si está dispuesto a evitar las causas de la enfermedad. ¿Cuál es tu plan de acción para ganar esta batalla? ¿Con qué recursos internos y externos cuentas? ¿Qué terapeutas te acompañan? Y, sobre todo, ¿qué estás descubriendo de ti misma, de la vida y de quienes te rodean a raíz de padecer un cáncer? ¡Te deseo mucho éxito!

miércoles, 14 de octubre de 2015


En los últimos cincuenta años, la psicología ha hecho un enorme esfuerzo para conocer más profundamente nuestras inteligencias múltiples. Se han identificado inteligencias como la lingüístico-verbal, la lógico-matemática, la espacial, la naturalista, la musical, la kinestésico-corporal, la intrapersonal… Una de las más interesantes es la inteligencia financiera, aquella que nos permite “jugar al juego del dinero” con éxito. Lo curioso es que todas estas inteligencias pueden re-programarse y entrenarse. Esta también. ¿Te interesa saber cómo?

El próximo sábado, 31 de octubre, Andrés López, uno de los máximos expertos españoles en inteligencia financiera, impartirá en Tenerife un taller intensivo centrado en el desarrollo de nuestras habilidades en este campo. Su objetivo es entrenar a los participantes en aspectos tales como la creación de un presupuesto familiar, las estrategias para la creación de ingresos extra, la gestión de las deudas o la importancia de educar financieramente a nuestros hijos. Este taller, patrocinado por la Obra Social de los Casinos de Juego del Cabildo de Tenerife, puede descubrirte cuáles son las creencias profundas que tienes sobre el dinero y cómo están influyendo en tu comportamiento financiero. Para obtener más información no tienes más que entrar en nuestra página web, www.andresbrito.com, donde también encontrarás un botón para poder matricularte on-line.

¡Pero hazlo ya! Sólo hay aforo para cien participantes. Lo que hace a este taller algo fascinante es que compendia de manera comprensible y divertida los trucos de los grandes gurús de la economía tales como Robert Kiyosaki o Harv Eker. Es una oportunidad que no te puedes perder.

lunes, 5 de octubre de 2015

Todo lo que necesitas saber sobre Educación Económica explicado en un lenguaje comprensible

¿QUÉ ES?
Un taller intensivo y práctico.

¿PARA QUÉ SIRVE?
Para que conozcas cuando necesitas saber a fin de mejorar la gestión del dinero, conocer tus finanzas, diseñas un negocio próspero o invertir en tus proyectos personales con bases sólidas.

¿EN QUÉ SE BASA?
En las estrategias de grandes inversores contemporáneos como Robert Kiyosaki o Harv Eker resumidas y explicadas de una forma amena y comprensible.

¿QUIÉN LO IMPARTE?
Andrés López, experto en Educación Financiera, responsable de RichDad Madrid, co-autor del libro “De tigres y corderos” y primer especialista en impartir talleres prácticos en Japón sobre Inteligencia Financiera.

¿DÓNDE SERÁ?
En el Casinos Cultural de La Laguna, calle Nava y Grimón, 7, La Laguna (Tenerife).

¿CUÁNDO TENDRÁ LUGAR?
El sábado, 31 de octubre de 2015.

¿EN QUÉ HORARIO?
De 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00. Si deseas almorzar en el propio Casino Cultural tenemos a tu disposición un menú exquisito a un precio asequible.

¿CUÁNTO CUESTA?
80 euros. Es un precio solidario gracias al acuerdo de colaboración con la Obra Social Casinos de Tenerife, patrocinador del Taller (teléfono: 922 82 40 60).

¿DÓNDE ME MATRICULO?
Haciendo click AQUÍ.

¿CON QUIÉN CONTACTO SI TENGO MÁS PREGUNTAS?
Con Andrés Brito: 636 22 66 18.

¡INCORPORA EN TU VIDA LAS ESTRATEGIAS DE LOS RICOS PARA CREAR Y AUMENTAR SUS FORTUNAS!


Diario del Coach - CONVERSACIONES TRANSFORMADORAS


Un libro tiene que ser el hacha para el mar helado que llevamos dentro”. Esta frase que Franz Kafka escribió en una carta a un amigo suyo se puede aplicar perfectamente a una sesión de coaching: si en el transcurso de la misma no se produce un cambio en la forma que tiene el cliente de observar la realidad, si no se generan en su manera de obrar nuevas acciones en pos del objetivo, de nada habrá servido.

Es posible definir el coaching como una conversación transformadora puesto que nos abre a la perspectiva de que con el lenguaje cambiamos la realidad: una palabra de un juez (“culpable”, “inocente”), de un árbitro (“fuera de juego”, “falta”), del jefe (“admitido”, “despedido”) o del profesor (“aprobado”, “suspendido”) transforma la vida de una persona y de su entorno.

Durante la sesión de coaching revisamos qué futuro construye la persona con sus palabras puesto que las creencias, y por tanto la conducta, son construcciones lingüísticas. Si me encuentro con un cliente que se refiere a sí mismo con expresiones como “soy un desastre” (cosa que, repito, es una mera creencia) exploro el efecto que tiene en su acción implantar tal idea en su cabeza. Está demostrado que progresamos más rápidamente si ponemos el foco en lo que hacemos bien que si nos machacamos con nuestras debilidades: ¿qué más da que a Pau Gasol no se le dé bien la natación?


Incluso la Biblia reconoce la importancia de dominar el lenguaje comparando la lengua en la Carta de Santiago con el freno que se coloca en la boca de los caballos o el timón con el que se gobierna una nave.

¿Qué palabras dirás hoy para que, como el hacha kafkiana, rompa los mares helados de aquellos con quienes te encuentres?

lunes, 28 de septiembre de 2015

Diario del Coach - ESPEJO MÁGICO



Me encanta la serie de televisión Érase una vez. En ella, los personajes de los cuentos de hadas viven realmente en un universo paralelo y son trasladados al nuestro por un conjuro que les ha hecho olvidar quiénes son y de dónde vienen. Es interesante ver cómo los guionistas hacen encajar a nuestros héroes infantiles en un mundo sin magia, y cómo transforman sus vidas cuando recuperan la memoria…

Viendo uno de los episodios pensé que en ese lejano reino también había un coach: el espejo mágico del cuento de Blancanieves. La reina le consultaba acerca del centro de su inquietud, su belleza, y el espejo le respondía lo que ella quería escuchar hasta que se cansó y le devolvió una contestación capaz de sacarla de la zona de confort:


– Majestad: vos habéis sido sin duda la más bella del reino, pero ¿qué haréis en la nueva etapa que se abre en vuestra vida? Blancanieves es ahora más joven y bella que vos, y ella, con su encanto y virtudes, ¿no podría encargarse de las labores diplomáticas que tantas veces me habéis confesado que a vos os agotan? ¿Cómo podéis, con vuestra sabiduría y experiencia, ser para ella el modelo a imitar, ese apoyo que necesita desde un discreto segundo plano, para que así podáis seguir teniendo la admiración de vuestros súbditos?

Un coach es como ese espejo: jamás le dice lo que el cliente desea escuchar y a veces puede incomodar con sus preguntas de desafío, pero siempre lo hará desde una actitud de servicio y acompañamiento. No hay coaching si no hay cambios en la conducta y en la conciencia.

Es una pena que la reina, según relata el cuento, escogiese un objetivo no ecológico capaz de dañar a quienes la rodeaban y, a la larga, a ella misma.

Diario del Coach - PRIMERA CITA

 
Madeleine Mason, experta en inteligencia emocional, ha compartido con los lectores del periódico Daily Mail siete sencillas claves a tener en cuenta en la primera cita. Son estas:

1. Sonríe desde el primer momento. La primera impresión (estamos hablando de los 30 segundos iniciales de contacto visual) es esencial dado que nos sirve para que nos hagamos rápidamente una imagen mental de nuestro interlocutor, si bien después será difícil de cambiar. La sonrisa es un lenguaje universal de afabilidad.

2. Hacer algo sencillo en el primer encuentro. Según Mason, es más efectivo tomar un café en un parque que cenar en un sitio fino dado que en el primer caso la persona es más interesante que el entorno y nos distrae menos en la conversación.

3. Pon el foco de atención en el otro, no en ti. Esto se consigue haciendo preguntas abiertas (una cada vez, no una batería de ellas) y escuchando las respuestas con interés. Habla menos y oye más.

4. Riendo el tiempo pasa más rápido. Si la otra persona se lo pasa bien con nosotros aumentan las probabilidades de quedar de nuevo para repetir ese momento de diversión.

5. Mostrarse vulnerable revela que somos humanos. No hay nada menos inspirador que estar con alguien que se cree el centro del mundo.

6. Un ligero contacto físico de un par de segundos (un toque casual o una ligera caricia) libera oxitocina, la hormona que hace que nos sintamos fenomenal.

7. Responde a los mensajes que te envíe al móvil tras la cita antes de que pasen 12 horas demostrando que sigues teniendo interés.

Un proceso de coaching te desvelará los elementos de tu atractivo y aquellas partes de ti que has se mejorar para disfrutar más de las relaciones con los demás.

lunes, 14 de septiembre de 2015

Diario del Coach - DECIDIR


El coaching es una herramienta fantástica para la toma de decisiones porque mediante las preguntas que el profesional te formula a lo largo de proceso generas una visión de conjunto no sólo sobre tus opciones sino sobre sus consecuencias para tu vida. Paul Green desarrolló el Análisis de Conjunto a fin de favorecer la decisión: consiste no sólo en preguntar, por ejemplo, si el cliente de un hotel prefiere usar la piscina o conectarse a internet, sino en hacerlo “en un conjunto”, es decir, indagando si prefiere una habitación con uno u otro servicio según su precio.

Piensa en una decisión que vayas a tomar. Puede ser trascendente o, sencillamente, qué vas a hacer cuando salgas del trabajo. ¿Qué opciones tienes? Visualiza las escenas completas, o sea, “el conjunto”: ¿qué sensación te genera cada escena? ¿Qué emociones te provocan?

Daniel Goleman nos reveló que decidimos basándonos en nuestras emociones, y que después será la razón la que se encargue de justificarlo. ¿Cuántas decisiones importantes de tu vida las tomaste atendiendo a tus impresiones emocionales? Y me estoy refiriendo a salir con esta persona, a comprar esta casa o a elegir éste lugar para tus vacaciones.

A mí las mejores ideas se me ocurren en el duermevela, ese momento intermedio entre estar consciente y estar dormido. Hay una explicación lógica: en ese instante la mente se siente libre de pensar lo que quiera y, por lo general, es un estado de enorme inspiración. Esto lo sabía Thomas Edison, que acostumbraba a sentarse en una silla con algo pesado en cada mano que cuando se dormía terminaba cayéndose al suelo y despertándole, lo que aprovechaba para concentrarse en hallar la solución que buscaba.

lunes, 7 de septiembre de 2015


Poner en marcha procesos de coaching tiene compensaciones insospechadas. Hoy quiero compartir contigo una de ellas: Aqueous. Se trata de una aplicación para el iPhone que te permite mantener un nivel óptimo de hidratación gracias a su sistema de advertencias programables. La app calcula cuánta agua has de beber diariamente y te avisa cuando te toca tomarte un vaso. Pero lo precioso de esta pequeña maravilla tecnológica es que el 70% de cuanto se recaude se destinará a favorecer el acceso de miles de niños alrededor del mundo a agua potable.

El creador de la aplicación vive en San José de California. Dado que somos personas del siglo XXI pudo desarrollar conmigo un proceso de coaching utilizando Skype. Como fruto de nuestras reflexiones, este joven informático aquejado de sobrepeso y cuyos análisis acusaban niveles peligrosos de colesterol y triglicéridos, se planteó el objetivo de mejorar su salud y descubrió que no bebía el agua suficiente a lo largo del día. Diseñó una ecuación capaz de determinar cuánta agua debía ingerir atendiendo a su peso, su constitución, su estilo de vida y otras variables. En poco tiempo no sólo perdió peso, sino que sus análisis volvieron a ser normales. Esto puso en marcha una investigación médica cuyo resultado está para ti al alcance de un click y de la que te puedes beneficiar por 99 céntimos, más o menos lo que cuesta un café.

En el proceso de coaching también analizamos los valores que le movían a desarrollar la aplicación, que iban más allá de su propio bienestar físico: le servirá para canalizar su deseo de ayudar a la infancia apoyando con la app distintos proyectos solidarios.

Toda la información la tienes en www.aqueous.me. La puedes descargar desde el App Store. En navidad estará disponible para Android.

miércoles, 26 de agosto de 2015


El odio es desear que el otro no exista. Es un sentimiento que se experimenta ante ciertas situaciones mediante dos emociones muy potentes, el asco (o la aversión) y la rabia (o la ira), si bien pueden estar mezcladas con otras tales como la tristeza o el miedo.

El asco nos lleva a sentir repugnancia por algo, y si el objeto de esa repugnancia es una persona se puede generar tal rechazo que el disgusto acaso sea insoportable. La rabia, por otro lado, es la emoción que nos permite reconocer situaciones que violan gravemente nuestra escala de valores y actuar para compensarlo.

El odio, aunque es normal experimentarlo en situaciones extremas, es inútil y tiene efectos psicosomáticos y muy dañinos en nosotros mismos haciendo realidad esa frase que dice que el odio es un ácido que destruye el estómago. Por eso es preciso canalizar tales emociones a fin de restaurar el equilibrio que juzgas perdido, proceso en el que el coaching puede serte muy útil. El primer paso: tomar conciencia de lo que sientes, de por qué lo sientes y, sobre todo, de para qué lo sientes. En el 99,9% de las veces, el odio se experimenta con el fin de dar su merecido a quien nos hizo daño. Pero para eso está la rabia, que es la que reclama justicia. Con estrategias de este tipo vamos modulando a la baja el sentimiento para que afloren las acciones efectivas y razonadas que te compensarán por el daño sufrido.

Según el escritor Richard Bach, el odio es el amor sin los datos suficientes. El sacerdote Ignacio Larrañaga lo formulaba de manera similar: si supiéramos comprender no sería necesario perdonar. Ambos coinciden en que nos faltan datos a la hora de juzgar objetivamente las acciones de los demás.




Un aliciente del verano consiste en pasar más tiempo con nuestros hijos. Hoy deseo proporcionarte estrategias para fomentar la comunicación con ellos en modo coach a fin de entrenarlos a pensar de forma eficiente.

 
1. El que pregunta es el que lidera la conversación. Recuerda la distinción entre pregunta abierta (comienza con una partícula interrogativa) y cerrada (comienza con un verbo). Cuantas más preguntas abiertas, mayores posibilidades de entrar en el mapa mental del niño para saber qué piensa de sí mismo, de los demás y del mundo que le rodea.

2. Escucha sin juzgar. Lo peor que le puede pasar a un niño es sentirse desacreditado por alguno de sus progenitores. Atiende a sus respuestas y no las descalifiques diciendo que son tonterías, y mucho menos que el tonto es él. Reoriéntalo para que por sí mismo llegue a la conclusión de que es posible ver las cosas desde distintos puntos de vista.

3. Sólo gritamos cuando tenemos miedo. ¿Cuál es ese miedo que hace que le grites a tu hijo? Lo que duele no son las palabras, sino el tono en que se dicen. Si en algún momento has de actuar con autoridad no te autodesacredites transmitiendo el mensaje de forma inadecuada. Hazlo con firmeza, pero con calma.

4. Si el niño se equivoca pregúntale dónde cree que ha estado el error y qué va a hacer diferente la próxima vez.

5. El niño que responde también tiene la capacidad de preguntar. Trata de no dejar sin respuesta ninguna de sus cuestiones, aunque ello conlleve que le dediques más tiempo del previsto.

Hay padres que se quejan de que sus hijos adolescentes no hablan con ellos. ¿Qué crees que me responden cuando les pregunto cómo fomentaron la comunicación cuando aún eran niños?

miércoles, 12 de agosto de 2015

Diario del Coach - SAN LORENZO




Hoy la Iglesia Católica celebra la festividad de San Lorenzo, mártir del siglo III. Cuenta la historia que el alcalde de Roma, perseguidor de los cristianos, conminó al santo, entonces diácono del Papa San Sixto II y encargado de administrar los bienes eclesiásticos, a que tres días después le entregara las riquezas de la Iglesia. Lorenzo recorrió las calles convocando a cuantas personas pobres, enfermas y discapacitadas a las que ayudaba pudo encontrar, y con ellas se presentó ante el alcalde diciéndole que esas eran las verdaderas riquezas de la Iglesia. Su genial gesto fue castigado con el martirio: murió quemado en una parrilla.

Esto me sirve para explicarte lo que en coaching entendemos por “reencuadre”: cambiar un punto de vista y captar la situación desde un marco diferente y más conveniente. Así, lo que aparentemente es adverso puede convertirse en algo positivo.

El reencuadre surge cada vez que alguien da su opinión y dices algo así como “¡qué interesante! No lo había pensado de esa manera”… Abres posibilidades, dado que al captar la situación desde un nuevo observador eres capaz de expandir tu mapa mental en busca de nuevas salidas más acordes con tus objetivos.

Un truco para reencuadrar en positivo: cuando te suceda algo aparentemente negativo di “¡afortunadamente!”, y luego busca el lado bueno. La semana pasada me quedé sin batería en el coche y un buen amigo acudió a mi llamada para recargarla. Afortunadamente, pues luego pasamos una noche estupenda charlando.

San Lorenzo usó la amenaza del alcalde para dar testimonio sobre lo que es precioso para un cristiano, frente a la idea de riqueza que tenía su enemigo, reencuadrando así la escala de valores.

lunes, 3 de agosto de 2015

Diario del Coach - ¿Sabías que YA tienes un cuerpo 10?


No te confundas: cuando decidí poner el título “Cuerpo 10” a mi columnita de hoy no estaba pensando, ni por asomo, en ningún estándar de belleza: estaba pensando en tu cuerpo y en el mío, que se merecen ese diez independientemente de su aspecto. No es que “tengas” un cuerpo, es que “eres” un cuerpo. O dicho de otro modo, mientras operes en este mundo lo harás corporalmente. Pero ¿cómo te llevas con tu cuerpo? ¿Cómo lo tratas?

Dice un aforismo que cuando no prestamos atención a lo que el cuerpo nos dice éste acaba gritándonos. El cuerpo se comunica con la mente mediante las sensaciones: el hambre, la sed, el calor o el frío, por ejemplo, son alarmas que nos indican que hemos de hacer o dejar de hacer algo para que el cuerpo se mantenga saludable. ¿Qué haces cuando tu cuerpo te habla? ¿Le prestas atención o, por el contrario, pospones sus necesidades priorizando otros aspectos de tu vida? ¿Qué efecto crees que tendrá eso a largo plazo? Y si la alarma corporal que suena es más evidente, como por ejemplo una punzada o una molestia permanente en alguna parte concreta, ¿qué haces?

Dedicamos mucho tiempo a mantener en buen estado distintos instrumentos que utilizamos diariamente, como nuestro coche, nuestro ordenador o nuestros dispositivos móviles. Los actualizamos cuando toca y los revisamos cuando no funcionan como deberían. Y olvidamos la herramienta más importante, valiosa y maravillosa que utilizaremos a lo largo de toda nuestra vida: nuestro cuerpo. Además, el cuerpo es tremendamente generoso: basta con que le des un poco de alimento, de agua, de luz, de movimiento y de descanso para que te dure noventa años.

¿Qué vas a hacer, pues, para mantener tu cuerpo 10?

martes, 28 de julio de 2015

Diario del Coach - PALABRAS DOLOROSAS


Una premisa del coaching es que los humanos somos poderosos porque con el lenguaje somos capaces de cambiar la realidad: un juez dice una sola palabra, culpable o inocente, y le cambia la vida a una persona. Hasta la misma Biblia lo dice, que con la lengua damos vida y damos muerte (Pro 18, 21). Por eso hay ciertas palabras que nos causan dolor, es decir, generan en nosotros estados emocionales no deseados.

- Si lo que se nos dice no es verdad. El sufrimiento proviene de comprobar que nuestro interlocutor actúa conforme a eso que cree, que según nuestro mapa del mundo, no coincide con la realidad, y que esa conducta nos afectará de forma negativa.

- Si lo que se nos dice sí es verdad. Reconocer ciertas cosas nos obliga a salir de nuestra zona de confort, lo que también puede causarnos dolor si no queremos hacerlo. Salir de la zona de confort significa hacer cambios, y a veces nos resistimos a ellos.

- Si lo que se nos dice nos cierra posibilidades de acción en el presente o en el futuro. Esto sucede cuando, por ejemplo, recibimos una negativa a una petición: confiábamos en que se nos concediera lo solicitado pero al negársenos se nos impiden acciones que considerábamos beneficiosas para nosotros.

De todas formas, en un proceso de coaching enfocaríamos no tanto lo que te han dicho sino más bien qué te estás diciendo para que te sea  doloroso. Una vez reconocido el poder de tales palabras abordaríamos la forma de modular a la baja tu sufrimiento empleando técnicas como la Resignificación, el Cambio de Creencias o la Escalera de Inferencias.

Piensa que, a veces, también nos duele que no se nos digan ciertas cosas, como un “gracias”, un “buen trabajo” o un “te quiero”.

lunes, 20 de julio de 2015

Diario del Coach - PLUTÓN




En lo único en lo que el ser humano puede predecir el futuro con certeza es en los eventos astronómicos. Me fascina cómo fue posible saber el 19 de enero de 2006 que la sonda New Horizons, lanzada ese día, sobrevolaría el lejano Plutón en torno al mediodía del 14 de julio de 2015. Pura matemática. Y lo alucinante es que para esta nave, o sea, para el deseo de saber del ser humano, Plutón no es en absoluto la última frontera: en 2018, New Horizons se adentrará en el enigmático Cinturón de Kuiper. Y cuando lo abandone, como ya pasó con la sonda Voyager, será catapultada al espacio interestelar. Como dijo el astrofísico Carl Sagan, una pequeña botella en el casi infinito océano cósmico…

En coaching trabajamos tu deseo de mejora continua. Es decir, unos objetivos se alcanzan y otros surgen en el horizonte de tu vida una y otra vez. Cuando comenzamos un proceso de coaching lo primero que hago es preguntar a la persona qué desea conseguir y casi inmediatamente nos damos cuenta de que esa meta, una vez dejada atrás, habrá abierto nuevas posibilidades que podrán también ser examinadas con el mismo procedimiento. Por fortuna, es una constante mientras estamos vivos: lo sucedido con la sonda es una metáfora de lo que nos pasa a cada uno de nosotros.

¿Cuál es ahora mismo ese Plutón en tu vida que deseas explorar, ese sueño que está en tu futuro más o menos inmediato que “tira de ti” para sacarte de la zona de confort en pos de una mejora significativa? Imagina por un momento que ya lo has conseguido: ¿qué será diferente? ¿Cómo te sentirás? ¿Para qué te servirá? Y una vez que eso ya forme parte de tu presente, ¿qué? ¿Hacia qué Cinturón de Kuiper personal te desplazarás?

lunes, 13 de julio de 2015

¿QUIERES SABER CÓMO DECIRLE A OTRA PERSONA LO QUE HA DE MEJORAR Y QUE, ENCIMA, TE LO AGRADEZCA?




Feedback es un término anglosajón que podemos traducir por “retroalimentación”, algo así como “alimentarme de la evaluación que comparten conmigo después de que me han observado”. Sin darnos cuenta, continuamente estamos feedbackeando a los demás, es decir, dando nuestra opinión sobre lo que vemos hacer a otras personas. Pero no te confundas, no es tan simple como parece, dado que un feedback no efectuado correctamente puede llegar a ser contraproducente porque acaso sea interpretado por tu interlocutor como una agresión. Aquí te muestro una estrategia sencilla para regalar tus feedbacks de forma “ecológica”: ¡hazlo con M.I.M.O.!

M de mantener. De acuerdo, has sido testigo de la conducta de alguien con quien vas a compartir tu opinión sobre eso que has observado. Comienza diciéndole lo que ha hecho bien, es decir, gratifica lo bueno, refuerza lo positivo, comienza con una “caricia” verbal. ¿Qué es importante que conserve en su manera de obrar?

I de incorporar. Y a eso que ya hace bien, ¿qué se le puede sumar para que lo haga todavía mejor? ¿Qué le ha faltado y en tu opinión ha de añadir? ¿Cuál sería la “cerecita encima de la tarta” que perfecciona su ejecución?

M de mejorar. Todo es perfectible. ¿Qué puede hacer esa persona de una manera distinta para, por ejemplo, conseguir el resultado que busca empleando menos recursos? Piensa: ¿qué puede perfeccionar? ¿Qué debería corregir?

O de omitir. Por último, ¿qué es lo que ha de ser eliminado de la acción? ¿Qué es lo que consideras que no ha de volver a hacer? Separa hechos de opiniones y proporciona argumentos objetivos en tu propuesta. Te garantizo que un feedback con esta fórmula genera gratitud en quien lo recibe.

miércoles, 8 de julio de 2015





Según la escritora estadounidense Maya Angelou, “las personas olvidarán lo que dijiste, las personas olvidarán lo que hiciste, pero las personas nunca olvidarán cómo los hiciste sentir”. La inteligencia emocional se basa en reconocer tanto las propias emociones como las de los demás, y actuar en consecuencia. Pero, ¿sabes cómo generar emociones positivas en quienes te rodean?

Uno de los clientes que puso en marcha conmigo un proceso de coaching me reveló que, por lo general, las personas no se sentían a gusto con él a pesar de que se esforzaba en ser amable y actuar con profesionalidad. Poco a poco descubrió ciertos aspectos de su conducta que podían explicar lo que sucedía: evitaba el contacto visual, rara vez sonreía, no empleaba el nombre de sus interlocutores mientras hablaba con ellos, estrechaba la mano de forma lánguida y húmeda… En otras palabras: su lenguaje corporal no estaba en consonancia con sus palabras, lo que generaba desconfianza y rechazo.

Indagando en a qué atribuía aquella disonancia llegó a la conclusión de que su pensamiento dominante cuando interactuaba con otras personas era que les iba a caer mal. Naturalmente, se trataba de una creencia irracional que, gracias al coaching, pudo sustituir por otra más potenciadora: que el mundo estaba deseando conocer sus ofertas y que estar con la gente era una experiencia deliciosa. “¡Parece magia!”, me dijo en una de las sesiones tras poner en práctica este reencuadre mental. “No lo es –le contesté yo-, sino la prueba de que el mundo funciona como un boomerang y nos devuelve aquello que le lanzamos”.

¿Y tú? ¿Qué pensamiento domina en ti cuando estás con los demás? ¿Cómo crees que afecta a tu conducta?

lunes, 29 de junio de 2015


“Lo que tengo que hacer me desborda”, “no sé por dónde empezar”, “no paro en todo el día y, al final, tengo la sensación de que no he avanzado”. Estas y otras verbalizaciones por el estilo son habituales al comienzo de un proceso de coaching. La persona no se planifica convenientemente, acaso porque ignora estos siete pasos para hacerlo:

1. Comienza por ordenar el espacio físico en el que vas a realizar la tarea de planificación. A veces, sólo haciendo esto comienzan a clarificarse las ideas. El coaching separa lo mezclado y une lo separado.
2. Determina qué ámbitos de vida vas a trabajar, como por ejemplo tu salud, tu trabajo, tus relaciones familiares, ese proyecto personal que has estado postergando, tus finanzas… Puedes usar, por ejemplo, un folio para cara ámbito.
3. Define metas concretas según cada uno de esos ámbitos. ¿Qué quieres conseguir a corto, medio y largo plazo? ¿Para qué quieres eso?
4. Prioriza. ¿Qué es urgente? ¿Qué es importante? ¿Qué se puede dejar de hacer?
5. Divide cada meta en tareas concretas más pequeñas (lo que técnicamente se denomina chunking). Revisa: ¿haciendo esas tareas alcanzas el objetivo?
6. Pon las tareas en el calendario. Por eso son esenciales los dos puntos previos, pues teniéndolas priorizadas comenzaremos por las más urgentes.
7. Evalúa la consecución de los objetivos. Si observas que no te estás acercando a donde quieres, ¿qué has de hacer o dejar de hacer para corregir el rumbo?
El tratadista austríaco Peter Drucker afirmó: “La planificación a largo plazo no consiste en pensar en decisiones futuras, sino en el futuro de las decisiones presentes?. ¿Qué quieres conseguir y qué harás hoy para estar más cerca de conseguirlo?”

miércoles, 24 de junio de 2015

Diario del Coach - P.O.W.E.R.


Hoy voy a compartir contigo una estrategia que los coaches ponemos en marcha durante el desarrollo de los procesos que ayudan a nuestros clientes a alcanzar sus objetivos. Se denomina P.O.W.E.R., y es el acróstico de los nombres de las cinco fases por las que es preciso pasar durante la reflexión que nos lleva al diseño de un plan de acción eficiente.

P de Presente: ¿Cómo describes tu situación actual? ¿Qué tiene de positivo? ¿Qué deseas mejorar? ¿Qué pasará en tu vida si esa situación no cambia?

O de Objetivos: ¿Qué quieres conseguir? ¿Cuándo lo quieres? ¿Con qué recursos cuentas para conseguirlo? ¿Qué recursos necesitas que aún no tienes? ¿Para qué quieres eso?

W de Way (Camino): ¿Qué puedes hacer? ¿Qué vas a dejar de hacer? ¿Cómo ordenas los pasos para alcanzar el objetivo? ¿Cuáles de esos pasos dependen de ti y cuáles no?

E de Ejecución: esta es la única fase que no se desarrolla dentro de la sesión de coaching, sino en tu vida cotidiana, es decir, poniendo en práctica lo que has descubierto conmigo y tomando nota de lo que sucede.

R de Resultados: ¿Qué ha pasado entre sesión y sesión? ¿Qué resultado has obtenido? ¿Te has acercado al objetivo? En caso de que no ¿qué correcciones pondrás en marcha en tu plan de acción?

La experiencia demuestra que esta técnica es magnífica para el denominado coaching sistémico o grupal, puesto que se puede trabajar con un conjunto de personas para que actúen con una visión enfocada y unas acciones coordinadas. En todo caso, se trata de una clave mnemotécnica que puede ayudarte a orientarte en la definición de qué es lo que quieres, cuán lejos estás de conseguirlo, cómo vas a ponerte en marcha y cómo evaluarás el camino recorrido.

lunes, 15 de junio de 2015

Diario del Coach - MAYORES MALTRATADOS





Celebramos el Día Mundial de Toma de Conciencia de Abuso y Maltrato en la Vejez. Según afirma la ONU, “se estima que entre el 4% y el 6% de las personas mayores de todo el mundo ha sufrido alguna forma de abuso y maltrato que puede llevar a graves lesiones físicas y tener consecuencias psicológicas a largo plazo. Los malos tratos a las personas de edad se prevé que aumentarán dado que en muchos países el envejecimiento de la población es rápido”.

“Es un problema social mundial que afecta la salud y los derechos humanos de millones de personas mayores en todo el mundo, que merece la atención de la comunidad internacional”. Este día representa un momento del año en el que “el mundo expresa su oposición a los abusos y los sufrimientos infligidos a algunas de nuestras generaciones mayores”.

Hay una bella canción de Serrat, Llegar a viejo, que concluye diciendo “si no estuviese tan oscuro / a la vuelta de la esquina / o simplemente si todos entendiésemos / que todos llevamos un viejo encima”. ¿Estás tú ya en la vejez? ¿La estás viviendo como la planeaste? ¿Qué te falta en caso de que no? ¿Qué puedes hacer para solucionarlo?

Acaso aún veas la vejez lejana. ¿Qué estás haciendo para ir hacia esa etapa de tu vida y vivirla en plenitud? ¿Cómo estás, cuidas tu cuerpo, tus finanzas, tus relaciones, a fin de que sea un envejecimiento activo y productivo cuando llegue el momento?

El coaching aplicado a una persona mayor es maravilloso porque sigue mirando al futuro, a lo que aún queda por hacer. Por eso no hay edad límite para poner en marcha un proceso, y por eso mis clientes con más edad me ayudan a reflexionar que, con un poco de suerte, también yo “llevo un viejo encima”.

lunes, 8 de junio de 2015


 A ver si te suena esta situación: estás en tu centro de trabajo y reparas en que hay un compañero que, como es habitual, no tiene ganas de hacer nada. Y no sólo no se automotiva para cumplir con sus tareas, ¡sino que encima se queja! Con este tipo de personas puedes llegar a establecer una relación tóxica que acaso acabe con tu propia energía. Por eso lo denomino “vampiro desganado”. Pero relájate: el coaching puede ayudarte a lidiar con él.

Ante todo, toma conciencia de que la verbalización de sus quejas, la mayor parte de las veces, es una cortina de humo para que te despistes y no descubras sus errores o su propia incapacidad. Unas preguntas poderosas para desarmar sus argumentos pueden ser “¿cuál es específicamente tu petición?” o “¿qué necesitas para sacar adelante tu trabajo?”. Presta atención a si está utilizando su queja como una forma de llamar la atención para que seas tú u otro compañero quien “le saque las castañas del fuego”. Si ves que de verdad necesita ayuda, decide tú si se la prestas. Si está capacitado para hacer solo sus tareas pero no le da la gana, procura no sucumbir a su hechizo porque, si lo haces, te seguirá solicitando que hagas tú parte del trabajo que él no quiere hacer con la consecuente pérdida de tiempo que esto puede suponerte.

Lo que destartala a una persona así es que, tras unos minutos de charla, nos vayamos sin dar solución a su dificultad. Recuérdalo: multiplicas lo que justificas. Es más: pregúntate a ti mismo qué le estás impidiendo aprender con tu actitud salvadora, qué estás haciendo para que no acabe de tomar conciencia de que el 90% de nuestra motivación es endógena, y que sólo él puede generársela… ¡Si quiere, claro!

lunes, 1 de junio de 2015

Diario del Coach - PACTOS

Tras las elecciones del 24 de mayo hemos vivido días de trepidante trasiego informativo con reuniones entre los líderes de los partidos más votados para generar pactos. Este tema también lo abordamos en el coaching dado que es prácticamente imposible la convivencia humana sin llegar a algún tipo de acuerdo. Sólo que es preciso que tales acuerdos cumplan con ciertas condiciones, dado que no podemos olvidar que una negociación que tenga que repetirse ha sido mala, ya que no ha satisfecho a alguno de los pactantes.

Para que se dé un pacto se necesitan, al menos, dos partes. El acuerdo ha de beneficiar a ambas. Por último, ha de quedar sellado con algún tipo de signo. Esto es así desde tiempos primitivos y se da en distintos ámbitos de convivencia, desde la firma de un contrato hasta la ceremonia nupcial. La filosofía “ganar/ganar” (“win/win”) es la idónea, dado que se busca la simbiosis, o sea, la asociación de dos para el beneficio mutuo. Aquí copiamos a la naturaleza, y un ejemplo perfecto son las bacterias que habitan en nuestro organismo: les servimos de hogar mientras que nos permiten desarrollar las funciones metabólicas que nos mantienen con vida.

En ocasiones, encuentro personas que generan conflicto a la hora de pactar porque no están dispuestas a ceder. No son conscientes de que un pacto también requiere de cierto sacrificio, entendiendo por tal la renuncia a algo bueno en pos de algo mejor. El truco consiste en focalizarnos en lo que ganamos y no en lo que perdemos, es decir, en estructurar bien la escala de valores y tomar conciencia de que para conseguir lo que deseo he de pagar cierto precio.

Me pregunto si esto lo tienen claro nuestros líderes políticos.

viernes, 29 de mayo de 2015

Diario del Coach - NIÑOS OBEDIENTES






Hace poco puse en marcha un proceso de coaching con una cliente que estaba desesperada ante la desobediencia de su hija de cuatro años. Entre los dos desarrollamos un plan de acción cuyas pautas paso a resumirte. En su caso tuvieron éxito y mejoraron la relación con la niña.

1. Da órdenes claras y concretas. A veces, la criatura no obedece porque no acaba de comprender qué le estamos pidiendo.

2. Evita la palabra “no” planteando alternativas en positivo. Por ejemplo, si te pide permiso para comerse una golosina, tu respuesta puede ser “lo harás después de comer”, o si quiere quedarse más tiempo viendo la tele podrías decirle “cuando termines la tarea podrás seguir viéndola otros 10 minutos”.

3. No hables empleando el potencial, es decir, no le digas “si recoges tu cuarto”, sino “cuando hayas recogido tu cuarto”… Da por hecho que cumplirá tu orden sí o sí.

4. Sé consecuente tanto si prometes una recompensa como un castigo. La cliente de la que te hablé comprendió que su hija no la tomaba en serio porque llegado el momento de cumplir el castigo por ser desobediente la madre se “ablandaba” y la pequeña casi siempre se iba de rositas. El resultado es de suponer…

5. Refuerza con tus palabras de reconocimiento cualquier acción correcta que ejecute tu hijo con frases como “me da mucha alegría ver que te lo has comido todo” o “me encanta la forma en la que has ordenado tus cosas”.

6. Crea la ilusión de que el niño decide, pero ten tú el control. Eso lo conseguirás dándole opciones entre las que tú deseas que escoja. Por ejemplo: “¿Quieres un plátano o una naranja?”. No le estás dando a escoger entre fruta o chuches, pero en su mente queda la idea de que ha sido su decisión.

lunes, 18 de mayo de 2015

Diario del Coach - Tratar con un "talker"





En coaching empleamos la expresión inglesa talker (“hablador”) cuando nos referimos a una persona tan extraordinariamente locuaz que puede llegar a generar rechazo en sus interlocutores dado que no para de hablar. Este rechazo está motivado por la sensación que transmite durante la conversación de que en ningún momento pone en marcha su escucha activa, es decir, de que le da igual lo que nosotros le digamos porque sencillamente “va a su rollo”. También puede dar la sensación de que nos instrumentaliza como interlocutores, y que en el fondo le trae sin cuidado si el diálogo es con nosotros o con otra persona… ¡dado que no hay diálogo!: es más bien un monólogo ante otro ser humano. Y lo más curioso: en la mayor parte de los casos el talker no es consciente de que lo es.

Las preguntas abiertas son una clave para detener su verborrea: ¿qué me quieres decir específicamente? ¿Para qué me estás contando esto? ¿A dónde quieres ir a parar? ¿Qué denominador común hay en todo lo que me estás contando? ¿Qué tiene que ver esto conmigo? ¿De qué estamos hablando realmente?

También podemos hacerle peticiones concretas: resúmeme esto en una sola palabra, dime en concreto qué necesitas, explícamelo en treinta segundos…

He llegado a la conclusión de que el talker está verbalizando su propio diálogo interno. Acaso sea interesante hacerle ver cómo nos sentimos cuando pasan los minutos y no podemos “meter baza” en la conversación dado que, por lo general, el talker es alguien a quien se puede llegar desde la emocionalidad.

Si te reconoces como talker pregúntate para qué aportas tantos datos superfluos durante la conversación, qué es lo que necesitas al hablar con otra persona.

miércoles, 13 de mayo de 2015

Diario del Coach - AFRONTAMIENTO DEL DOLOR




En coaching hay una distinción entre dolor y sufrimiento: el dolor tiene una dimensión emocional porque es una reacción casi automática frente a la circunstancia que lo provoca; el sufrimiento es un estado que surge de un pensamiento más elaborado, es decir, del diálogo interno con el que interpretamos el suceso doloroso y con el que tomamos conciencia de en qué medida nos afecta. Un proceso de duelo se pasa con sufrimiento y la intervención psicológica no pretende eliminarlo. Lo que sí hace es ayudar a la persona a que exprese sus emociones de acuerdo con su personalidad.

Así, nos encontramos con quien llora de manera desconsolada y con quien, sin derramar una lágrima, padece sin aparentes signos externos por la pérdida a la que se enfrenta. En ambos casos, respeto. Nunca digas a quien esté en pleno proceso de duelo frases del tipo “el tiempo lo cura todo” porque desacreditan la legitimidad de lo que está experimentando la persona. Nos corresponde sólo acompañar, dado que compartir esa situación alivia por una mera cuestión de solidaridad.

Cuando es un grupo el que se enfrenta al duelo, bien sea una familia entera o las víctimas de un accidente, por ejemplo, es preciso evitar el peligro de que se diluya la personalización de los sentimientos, es decir, de que se trate a todos por igual sin tener en cuenta las características de cada cual.


El coaching proporciona recursos internos para afrontar la situación. Por eso te invito a que si estás pasando por una pérdida experimentes el coaching como complemento a una posible terapia psicológica o al apoyo espiritual en caso de que seas creyente para integrar de una manera más eficaz el consuelo que todo ello te brinda.

Diario del Coach - VICTIMISMO

Si conoces a alguien que, le pase lo que le pase, le echa de manera sistemática la culpa a otra persona o a las circunstancias, o que es incapaz de reconocer su propia responsabilidad sobre lo que le sucede, probablemente estés ante lo que en coaching denominamos una persona victimista. El inconveniente de tratar con alguien así es que su estado de ánimo, por lo general plagado de pesimismo, puede resultar contagioso si no sabes cómo gestionar la relación.

Ante todo, presta atención a sus quejas sólo durante unos minutos. De lo contrario, corres el riesgo de que su discurso se vuelva interminable y termines adoptando una postura de salvador aportando soluciones que con toda probabilidad no le van a servir porque requerirían que tomara decisiones abandonando así la zona de confort en la que se ha instalado. Ten en cuenta que la persona victimista, en el fondo, persigue que alguien le haga el trabajo que no tiene disposición de desempeñar, y que además se siente mejor haciéndote sentir culpable si te niegas a acceder a sus requerimientos. Esto es lo que convierte la relación en tóxica.


En algún momento de la conversación puedes hacerle preguntas de desafío como ¿de qué forma estás contribuyendo tú a que esto suceda?, ¿qué sí puedes hacer?, ¿para qué me cuentas esto?, ¿qué necesitas específicamente?, ¿cuál sería tu primer paso si supieras que la solución depende exclusivamente de ti? Después te callas y dejas que piense.
De hecho, es así como actuamos cuando en un proceso de coaching nos encontramos con un cliente que adopta este rol.


Un cambio significativo en su vida consiste en tomar conciencia de que es protagonista de sus decisiones, y que es capaz de elegir.


martes, 28 de abril de 2015

Diario del Coach - M.O.R.S.E.

Hoy conmemoramos el nacimiento de Samuel Morse, el hombre que cambió el mundo de las comunicaciones inventando el telégrafo y enviando su primer mensaje en 1844. Vamos a hacerlo en nuestra columna con un pequeño juego de palabras extrayendo de las letras que forman su apellido cinco claves para un proceso de coaching eficiente.

M de “metas”: ¿a dónde deseas llegar? Lo primero que determinamos al comenzar un proceso es el estado deseado. Sin un objetivo medible no sabremos si nos estamos acercando o alejando de lo que queremos conseguir a medida que nos ponemos en marcha.

O de “observador”: ¿cómo percibes el problema? Tomar conciencia de ello es esencial, dado que a veces sólo observándolo desde un punto de vista distinto disolvemos la dificultad en vez de resolverla.

R de “recursos”: ¿qué sí puedes hacer? A veces nos focalizamos en nuestras carencias y no en los recursos con los que sí contamos. Hacer recuento de posibilidades puede ser en sí una fuente de motivación.

S de “sistema”: ¿cómo van a afectar los cambios que deseas poner en marcha en el sistema del que formas parte? Entendemos por sistema cualquier grupo humano con el que interactúas, como pueden ser tu familia o tu empresa. Lo que hacemos o dejamos de hacer siempre les repercute.
E de “emoción”: ¿cómo te sientes ahora y cómo deseas sentirte? El componente emocional es básico, y su revisión a medida que desarrollamos el plan de acción nos puede servir como “GPS” interno para saber si vamos bien.


Si te enfrentas a algún problema te invito a que lo revises aplicando las claves que te he desvelado en este acróstico. ¡Acaso sea un telegrama a tu mente invitándola a que se ponga en acción hacia la solución!

martes, 21 de abril de 2015

Diario del Coach - CULTURA DEL ESFUERZO



No me termina de convencer el libro El secreto, de Rhonda Byrne, a pesar de ser un best-seller que ha cautivado a millones de lectores. Mejor dicho, no me gustan ciertas interpretaciones simplistas que se han dado de su contenido porque en mi opinión obvian algo fundamental en la consecución de cualquier objetivo: la cultura del esfuerzo. Coincido en que es imprescindible poner el foco en la meta como inspiración cuando nos toque atravesar un momento de desierto, pero de ahí a creer que sólo con desear algo con fuerza “el universo” se alineará para concedérnoslo hay un largo trecho. “El universo” no premia a los vagos.

Nuestra sociedad lo quiere todo de forma instantánea y sin demasiado trabajo, lo que, por cierto, se ha convertido en un argumento de ventas. Desengáñate: no vas a conseguir un cuerpo escultural sin sudar sólo con desearlo. Habrá que ponerse el chándal y seguir un plan riguroso de dieta y ejercicio bajo la supervisión de un profesional. Es decir, tendrás que pagar un precio a cambio de lo que quieres conseguir.

En un proceso de coaching se determina con claridad el objetivo y cuán lejos estás de él en este momento, pero no hay auténtico coaching sin acción, y para ello diseñamos cuidadosamente un plan. Es más: el compromiso del cliente cuando pone en marcha un proceso de coaching conmigo es que pondrá cuanto esté de su parte para favorecer los cambios cognitivos, emocionales y conductuales que sean precisos a fin de mejorar eso que cree que no está bien en su vida. El plan lo formulamos de la forma más eficiente posible, o sea, empleando los menos recursos que se pueda. Esfuerzo sí, pero bien enfocado y gestionado. ¡Ese es el verdadero secreto!

martes, 14 de abril de 2015

Diario del Coach - NO


“Hay que decir no a mil cosas para estar seguro de que no te estás equivocando o que intentas abarcar demasiado” (Steve Jobs). Cuando dices que no a una petición o a una oferta en realidad estás diciéndote que sí a ti, pero por lo visto pronunciar esta palabrita tan corta es más difícil de lo que parece dado que tendemos a vincular nuestra respuesta a la valoración que hacemos de nuestro interlocutor, cuando en realidad son dos cosas diferentes. ¿Cómo te sientes tú cuando dices que no? ¿Qué te impide específicamente decirlo? 

1. Es preciso ser consecuente: si dices que no es que no, lo que implica una reflexión previa sobre el para qué lo dices, qué ganas y qué pierdes. 

2. Es preferible no argumentarlo para evitar que tu interlocutor transforme tu respuesta en una objeción que pueda resolver, pero si sientes que es necesario hacerlo te recomiendo la “técnica del sándwich”: introduce el no en medio de dos observaciones positivas o empáticas, como por ejemplo “te agradezco que me hayas invitado al cine pero hoy tengo mucho lío y prefiero dedicarme a sacar el trabajo que tengo atrasado. ¡Espero que te guste la película!”

3. ¿Tu dificultad para decir que no tiene que ver con la importancia, acaso excesiva, que le das a la opinión que los demás tienen de ti (lo que técnicamente se denomina “deseabilidad social”? Si es así, plantéate hasta qué punto esto te hace manipulable, puesto que alguien con habilidad suficiente sería capaz, mediante el chantaje emocional, de conseguir de ti lo que acaso no quieras dar.

4. Piensa a qué estás diciendo sí cuando pronuncias un ‘no’ y focalízate en lo que ganas dando esa respuesta, lo que es útil en especial si tienes la autoestima baja.

martes, 7 de abril de 2015

Diario del Coach - COACHING ES ACCIÓN

Un problema lo puedo resolver o lo puedo “disolver”. Me explico: lo resuelvo con acciones distintas a las que he puesto en marcha hasta hoy, y lo “disuelvo” dejando de ver esa situación como un problema. En ambos casos realizo cambios, o en mi modus operandi o en la perspectiva que elijo. Por eso la International Coach Federation (ICF) define el coaching como un proceso conversacional sistémico que facilita un aprendizaje a través del cual transformamos el tipo de observador que somos, lo que promueve cambios cognitivos, emocionales y conductuales que expanden la capacidad de acción en función de las metas propuestas. Pero que te quede claro: si no hay acción, no es coaching.

Me gusta definir el coaching como una conversación que dura varias sesiones y que está plagada de preguntas abiertas que me permiten entrar en el mapa mental de mi interlocutor para unir lo separado y separar lo mezclado. Es una conversación en la que no se juzga a nadie y que pretende descubrir cómo está el cliente (estado presente), qué desea (estado deseado) y qué va a hacer para alcanzarlo (plan de acción). Esto lo conseguimos distinguiendo entre hechos (facts) e interpretaciones (opinions), para explorar una visión alternativa sobre los acontecimientos de la vida y diseñar nuevos comportamientos a raíz de esa nueva visión, lo que técnicamente denominamos Aprendizaje Transformacional.

El protagonista absoluto del proceso es el cliente, o sea, la persona que ha sufrido un quiebre que no sabe resolver solo. Ese quiebre descubre una brecha de aprendizaje, es decir, qué necesita saber sobre sí, los demás o el mundo, a fin de que lo sucedido le permita incorporar nuevas destrezas para su vida.

Comparto con todas las personas que siguen esta sección de noticias que desde ayer, 29 de marzo, he alcanzado la categoría de MENTOR COACH en International Coach Federation (ICF), la institución global más importante del mundo en la regulación de la praxis profesional del coaching. Esta nueva categoría me acredita como coach de coaches, es decir, me permite acompañar a los colegas coaches en la mejora de sus competencias y habilidades.

Este es el link de la base de datos de ICF en donde me puedes encontrar.

Diario del Coach - COMPETENCIAS DIRECTIVAS





El nuevo paradigma en la empresa del siglo XXI convierte al jefe tradicional, “vertical”, en un líder-coach con competencias vinculadas a la inteligencia emocional y a la valoración de la persona del subordinado sobre todas las cosas. Cuanto más contento está el personal, mayor es el rendimiento económico de la empresa. ¿Sabes cuáles son las cinco competencias directivas clave para garantizar que el jefe lo haga bien y no muera en el intento?

1. Gestión del tiempo. Es el único recurso que no se puede almacenar y que se reparte por igual para todos. El secreto está no en gestionar los minutos sino las actividades que se desarrollan en ellos, sabiendo priorizar las urgentes frente a las importantes.

2. Gestión del estrés. Una tensión emocional mal canalizada puede ser fuente de conflictos internos e interpersonales. Si el ejecutivo no descubre qué le ayuda a relajarse corre el riesgo de sufrir el Síndrome de Burn-Out y quemarse antes de tiempo.

3. Toma de decisiones. En ocasiones, hay que escoger entre distintas opciones de forma rápida para favorecer la marcha de las negociaciones. Ponderar pros y contras de una decisión sin perder el tiempo es esencial para el desempeño del cargo.

4. Iniciativa. ¿Te imaginas un jefe inmovilista que siga haciendo año tras año las cosas utilizando el mismo procedimiento? Generar nuevas estrategias mantendrá alerta al personal y estimulará al equipo a hallar nuevas soluciones

5. Empatía. Consiste en ponerse en los zapatos del otro habiéndose quitado previamente los suyos para comprender cuál es su “dolor”, si bien no para “contagiarse” del estado emocional del interlocutor sino para encontrar una solución dialogada a la situación.

lunes, 23 de marzo de 2015

Diario del Coach - CERVANTES REDESCUBIERTO



La semana pasada supimos que hallaron los restos de Cervantes. Me fascina la ciencia médico-forense, capaz de analizar unos restos óseos y determinar no sólo a quién pertenecieron, sino aspectos como qué enfermedades padecía esa persona, su dieta, sus hábitos de vida e, incuso, su color de ojos. Los coaches, gracias a nuestro entrenamiento y cualificación, también hacemos análisis similares, pero no con los huesos del cliente, claro, sino con algo que nos revela aspectos insospechados de su personalidad: su forma de comunicarse.

Mi cualidad más importante como coach es la capacidad de escucha, porque de ahí surgirán las preguntas de desafío que formularé al cliente a fin de que éste reconozca qué creencias le están impidiendo avanzar hacia sus objetivos. Hay tres elementos que me dan pistas de que utiliza un lenguaje que le resta poder de decisión:


1. Hablar en segunda persona. Imagina que el cliente me está contando que sufre estrés en el trabajo y se expresa diciendo “entonces llegas por la mañana y te encuentras con que tu jefe te ha puesto sobre tu mesa una montaña de informes que has de revisar”. Al conjugar los verbos en segunda persona consigue un doble efecto: primero, hacer que me ponga en su lugar; segundo, verse a sí mismo desde una cierta distancia.

2. Usar continuamente la palabra “intentar”. Se pueden intentar los objetivos, pero no las acciones que o se hacen o no. Si ese es el caso le invito a que utilice la palabra “probar” que necesariamente implica hacer algo.

3. Enrocarse con expresiones como “es que…” o “¿y si…?”. Es bueno que verbalice con ellas sus resistencias, pero es preciso que identifique si está poniéndose excusas para no efectuar cambios.